La comunidad trans uruguaya y sus tránsitos educativos

El Colectivo Trans del Uruguay (CTU), impulsado por la docente Alejandra Collette Spinetti, desarrolló a lo largo de varios meses durante 2019 un proceso de investigación que orientado a entender la problemática. La finalidad fue recabar datos que aporten insumos para el análisis de la población trans con respecto a los tránsitos educativos y a la violencia que sufren tanto por su identidad de género cómo por la expresión del mismo.

Si bien en Uruguay, el marco normativo de los últimos años ha logrado el reconocimiento de derechos, aún instituciones como la educación, la salud y otras no han tenido un cambio estructural ni filosóficos, así como los objetivos, planes, programas y formación docente, salvo escasas excepciones continúan siendo iguales o muy parecidos a otros contextos históricos- sociales-económicos-culturales y políticos del país.

Por lo antes dicho, el grupo de especialistas se vieron en la necesidad de saber a partir del contacto en primera persona, qué es lo que está sucediendo con la comunidad trans durante sus tránsitos educativos en el Uruguay donde eran conscientes que aún falta dar la batalla cultural y donde los espacios que más deben ser amigables, tales como familia y centros educativos son en la realidad los más hostiles para quienes se construyen fuera de “lo esperado”.

Por otro lado, Desde el CTU, organización integrante de la Red Iberoamericana de Educación LGBTI, vieron importante ser sujetos de investigación y no objetos como se hace tradicionalmente sin desmerecer todos los estudios y las investigaciones que se han hecho. Es importante el hecho que sea una investigación realizada por personas trans con personas trans lo que le da un valor agregado de confiabilidad y una mirada desde el propio tránsito trans.

La sociedad uruguaya es una sociedad que no escapa a las construcciones sociales del resto de Latinoamérica ya que se ha construido de acuerdo con los parámetros colonialistas e imperiales de la Europa blanca, católica, clasista, y que desconoce otras poblaciones y por lo tanto otras culturas. En este sentido la sociedad uruguaya ha construido históricamente sus instituciones, y en especial las educativas, desde una mirada cisgenerista blanca, donde únicamente prosperan aquellas personas que responden a los parámetros esperados tanto a nivel de construcción binaria como de llegar a las exigencias sin tener en cuenta elementos que hacen al ser humano tales como: contexto económico-social, tránsitos psicológicos, historias personales, aunque debemos reconocer que en la educación pública uruguaya esto ha ido cambiando muy lentamente.

Se sabe, por las historias de vida o por algunos relevamientos que, como en el resto de LAC, las personas con identidades no binarias e identidades trans se ven obligadas a abandonar sus tránsitos educativos por lo que en los últimos años se conoce como “bullying” que en general pensamos que proviene de sus pares, pero nos vemos con la sorpresa que también esta situación parte desde el cuerpo docente como del equipo de dirección, administrativos y otros.

Los espacios comunes son espacios de difícil tránsito para las personas trans en especial aquellos como los baños donde la división binaria del género se hace más visible y donde son espacios de acoso, abuso y violaciones ante lo diferente. Pueden acceder a las publicaciones en modo virtual en los enlaces debajo, tanto en portugués como en Castellano.