Guía
Regional

La situación del acoso escolar por homofobia y transfobia en Iberoamérica.

Haz clic en el mapa para conocer la información de cada país.

Datos sobre acoso escolar por homofobia y transfobia en Venezuela

Los datos sobre acoso escolar por homofobia y transfobia en Venezuela son prácticamente inexistentes.

Sin embargo, el trabajo realizado por la ONG CECODAP y Reflejos de Venezuela, pone en evidencia situaciones preocupantes que violan el principio de no discriminación e igualdad establecido en el artículo 3 de la Ley para la Protección del Niño, Niña y Adolescente (LOPNNA).

19%

Casos de suicidios a causa de la orientación sexual entre 2012 y 2013

En 2014, CECODAP dictó talleres sobre violencia de género en centros educativos de 19 estados.

En el 100%
de las instituciones visitadas se observó la presencia de discriminación por orientación sexual.

Población LGBTI de Venezuela

43%

Ha sufrido acoso escolar o universitario

30%

El acoso escolar limitó el rendimiento de sus estudios

11%

El acoso escolar provocó que desertara de sus estudios

41%

Ha sufrido agresiones verbales en la escuela

37%

Ha sufrido agresiones físicas en la escuela

Leyes y políticas públicas

De acuerdo con recientes informes de la UNESCO1, Venezuela no cuenta aún con leyes ni políticas públicas que contemplen específicamente el acoso escolar por homofobia y transfobia. Además, un Informe de la Red LGBTI Venezuela de 201552, destaca que el ámbito de la educación no cuenta con una cátedra de educación sexual en ningún nivel educativo y los casos de abuso escolar no son documentados por las escuelas. Además, docentes y autoridades no saben cómo abordar situaciones de acoso escolar por orientación sexual, identidad y expresión de género. Sin embargo, existen recursos jurídicos que pueden ser tomados en consideración para la protección de derechos y la intervención en casos de discriminación.

Si bien la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, promulgada en 1999, no hace referencias explícitas al respeto a la diversidad sexual, familiar o de identidades de género, sus artículos 19 y 20 destacan que “el Estado garantizará a toda persona, conforme al principio de progresividad y sin discriminación alguna, el goce y ejercicio irrenunciable, indivisible e interdependiente de los derechos humanos. […]” y que “toda persona tiene derecho al libre desenvolvimiento de su personalidad, sin más limitaciones que las que derivan del derecho de las demás y del orden público y social”.

Por su parte, el artículo 21, en sus dos incisos, prohíben específicamente toda forma de discriminación que tenga por objeto o por resultado “anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los derechos y libertades de toda persona” y asegura que “la ley garantizará las condiciones jurídicas y administrativas para que la igualdad ante la ley sea real y efectiva”, adoptando “medidas positivas a favor de personas o grupos que puedan ser discriminados, marginados o vulnerables”.

En el año 2008, el Tribunal Supremo de Justicia, en su Sentencia 08-190 del Tribunal Supremo de Justicia (Sala Constitucional), extendió el principio de no discriminación por orientación sexual a toda la legislación vigente en Venezuela.

Por su parte, la Ley Orgánica del Poder Popular, sancionada en 2010, señala que el Poder Popular “tiene por finalidad garantizar la vida y el bienestar social del pueblo, mediante la creación de mecanismos para su desarrollo social y espiritual, procurando la igualdad de condiciones para que todos y todas desarrollen libremente su personalidad, dirijan su destino, disfruten los derechos humanos y alcancen la suprema felicidad social; sin discriminaciones por motivos de origen étnico, religioso, condición social, sexo, orientación sexual, identidad y expresión de género, idioma, opinión política, nacionalidad u origen, edad, posición económica, condición de discapacidad o cualquier otra circunstancia personal, jurídica o social, que tenga por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos humanos y garantías constitucionales”.

El Reglamento de la Ley Orgánica del Trabajo, también sostiene el “Principio de no discriminación arbitraria en el empleo, por razones de género o preferencia sexual, condición social, raza, religión, ideología política, actividad sindical, o cualquiera otra fundada en criterios de relevancia incompatibles con el ordenamiento jurídico” (art. 8.e).

Finalmente, en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Número 5.859 Extraordinario Ley de Reforma Parcial de la Ley Orgánica de Protección del Niño y del Adolescente del 10/12/2007, se destaca el Derecho al buen trato, por el que “todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho al buen trato. Este derecho comprende una crianza y educación no violenta, basada en el amor, el afecto, la comprensión mutua, el respeto recíproco y la solidaridad […]” (art. 32.a).

1. UNESCO (2015) y UNESCO (2016)
2. Nieves, A.; Franco, Q. (2015)