Guía
Regional

La situación del acoso escolar por homofobia y transfobia en Iberoamérica.

Haz clic en el mapa para conocer la información de cada país.

Datos sobre acoso escolar por homofobia y transfobia en Chile

Discriminación hacia alumnado lgbt por parte de docentes

12%
indicó que suceden siempre.

10%
afirmó que ocurren a veces.

39%
conoce algún caso de discriminación desde el cuerpo directivo o docente.

La mayoría de las veces los responsables no fueron sancionados.

10%

de los casos reportados de acoso escolar en 4º básico fue motivado por homofobia o transfobia

40%

Estudiantes

55%

Profesores

31%

Padres, madres
o tutores

Discriminación en el aula

Han conocido al menos a una persona que ha sido discriminada en las aulas en razón de su orientación sexual o su identidad de género.

77%

del estudiantado afirma que en educación sexual no se tratan temas de diversidad sexual

15%

refirió haber tenido ideas suicidas a raíz del bullying homofóbico,
esta cifra es mayor que en otros países.

Leyes y políticas públicas

Si bien Chile no cuenta con leyes que aborden específicamente el acoso escolar por homofobia y transfobia, existen recursos jurídicos sobre los que basarse para abordar la diversidad sexual, familiar y de identidades de género en los centros educativos, partiendo sobre la base del artículo 1 de la Constitución Política de la República De Chile, sancionada en 1980, donde se afirma que “las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.

En el ámbito de la educación, la Ley 20630 General de Educación, sancionada en 2012, destaca que corresponderá al Estado “fomentar una cultura de la paz y de la no discriminación arbitraria” (art. 5).

Específicamente en materia de acoso escolar, Chile sancionó en 2011 la Ley 20536 Sobre Violencia escolar, en la que se define el acoso escolar como “toda acción u omisión constitutiva de agresión u hostigamiento reiterado, realizada fuera o dentro del establecimiento educacional por estudiantes que, en forma individual o colectiva, atenten en contra de otro estudiante, valiéndose para ello de una situación de superioridad o de indefensión del estudiante afectado, que provoque en este último, maltrato, humillación o fundado temor de verse expuesto a un mal de carácter grave, ya sea por medios tecnológicos o cualquier otro medio, tomando en cuenta su edad y condición” (art. 16.b). Además, destaca la “especial gravedad” de cualquier tipo de violencia física o psicológica ejercida por quien “detente una posición de autoridad, sea director, profesor, asistente de la educación u otro, así como también la ejercida por parte de un adulto de la comunidad educativa en contra de un estudiante” (art. 16.d).

Por su parte, la Ley 20845 sobre Inclusión Escolar, sancionada en 2015, señala en su artículo 13 que “Los directamente afectados por una acción u omisión que importe discriminación arbitraria en el ámbito educacional podrán interponer la acción de no discriminación arbitraria establecida en la ley Nº20.609, sin perjuicio de lo establecido en la Convención Relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza”.

Finalmente, la Ley 20.609 Establece medidas contra la discriminación de 2012, establece en su Artículo 2º la definición, prohibición y sanción de discriminación arbitraria: “se entiende por discriminación arbitraria toda distinción, exclusión o restricción que carezca de justificación razonable, efectuada por agentes del Estado o particulares, y que cause privación, perturbación o amenaza en el ejercicio legítimo de los derechos fundamentales establecidos en la Constitución Política de la República o en los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por Chile y que se encuentren vigentes, en particular cuando se funden en motivos tales como la raza o etnia, la nacionalidad, la situación socioeconómica, el idioma, la ideología u opinión política, la religión o creencia, la sindicación o participación en organizaciones gremiales o la falta de ellas, el sexo, la orientación sexual, la identidad de género, el estado civil, la edad, la filiación, la apariencia personal y la enfermedad o discapacidad”.

Aun cuando Chile cuenta con las leyes mencionadas, algunas acciones contra el acoso escolar de tipo homotransfóbico suelen estar a discreción del establecimiento educativo.

La Política Nacional de Convivencia Escolar 2015-2018, exige que “todas las normativas, regulaciones, protocolos, diagnósticos, planes de gestión y evaluaciones deben propiciar la apertura de la cultura escolar hacia el reconocimiento e incorporación de la diversidad como parte de los procesos educativos. Necesidades educativas especiales de carácter transitorio (déficit atencional, hiperactividad, etc.) o carácter permanente (ceguera, sordera, etc.), diversidad de género, orientación sexual, diversidad generacional, política, socioeconómicas, cultural y étnica, etc., son elementos constitutivos de la realidad que los establecimientos educacionales ya tienen, pero que los abordan como problemas”.

Además, exige la promoción y resguardo de derecho con mirada inclusiva a través de “Proyectos Educativos Institucionales basados en los principios de equidad, no discriminación e inclusión; con estrategias de enseñanza y de aprendizaje flexibles y contextualizadas que entreguen atención a las necesidades y barreras de aprendizaje de todos/as (no solo los categorizados con necesidades educativas especiales); con protocolos claros de retención y resguardo de los derechos a las estudiantes embarazadas, madres y padres, estudiantes migrantes, estudiantes LGBTI; promoviendo espacios de expresión y encuentro de diferentes culturas y grupos; y ocupándose por la accesibilidad universal en todas las áreas de la escuela/liceo, incluyendo las aulas, los pasillos, los baños, los jardines, las áreas de juego y el comedor, entre otros”.

Por otra parte, desde el 2016, el Calendario Escolar del Ministerio de Educación incorpora entre sus efemérides al 17 de mayo, el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, recomendándose a los colegios y liceos efectuar actividades para conmemorar dicho día.

Finalmente, la solución amistosa entre el Estado de Chile, el Movilh y la Comisión Interamericana de Derechos Humanas firmada el 2016, establece que la realidad de la diversidad sexual debe ser incluida en el Plan de Formación Ciudadana, en el Programa de Sexualidad, Afectividad y Género y en los protocolos y cartillas sobre no discriminación del Ministerio de Educación Tales contenidos serán “complementarios a la base curricular nacional y a los planes de estudios para los niveles de educación parvularia y escolar”

¿Dónde acudir?

MOVILH
www.movilh.cl
Coquimbo 1410, Santiago
Tel.: (+56-2) 2671 48 55 - (+56-9) 418 77 88
Contacto: movilh@gmail.com

MUMS
www.mums.cl
Santa Mónica 2317, Santiago
Teléfono: (+56-2) 22671 4568
Contacto: contacto@mums.cl

SUPERINTENDENCIA DE EDUCACIÓN DEL MINISTERIO DE EDUCACIÓN ESCOLAR
www.supereduc.cl
Morandé 115, Santiago.
Teléfono: (+56-2) 3243 1000